Naming, la estrategia ideal para elegir el nombre de empresa perfecto

estrategia ideal para elegir el nombre de empresa perfecto

El naming es una estrategia de marketing cuyo fin es encontrar el nombre de la marca perfecto. No todo el mundo conoce esta estrategia y no se beneficia de sus ventajas, por lo que nos hemos visto obligados a ofreceros este contenido. Si no sabéis como llamar a vuestra empresa, os recomiendo el naming, la estrategia ideal para elegir el nombre de empresa perfecto.

Las 3 leyes fundamentales

Toda marca debe cumplir tres leyes (o principios) fundamentales en la elección de su nombre. Son las siguientes:

  • La elección del nombre debe girar al entorno del posicionamiento de la marca, por lo que tenemos que usar palabras clave o conocer los requisitos de todo nombre.
  • Fidelización. Nuestra marca debe poseer, representar y destacar unos principios a través del nombre. Se dice fidelización porque crea una relación entre el público y la marca.
  • Básicamente, tenemos que llamar la atención del público y hacer que el público perciba al instante lo que queremos transmitir.

Proceso de elección

Para elegir el nombre, deberemos llevar a cabo un proceso en el que recurriremos a varias herramientas que nos ayudarán a encontrar el ideal para nuestra empresa.

  1. Tiempo. Este proceso requiere un tiempo, así que no empecéis poniéndoos límites con el tiempo, fijando el momento de inauguración de la empresa, etc.
  2. Generadores. Los generadores de nombres son herramientas muy útiles para coger ideas o para encontrar el nombre que queremos. Utilizad Shopify, Wordlab o Business Name Generator.
  3. Valores. Elegid un nombre que transmita los valores que pretendéis a vuestro público. Recordad que un nombre sin valores no es nada.
  4. Brainstorming. Es esencial que hagamos una lluvia de ideas para encontrar la que más nos satisfaga. No lo hagáis solos, rodearos de gente.
  5. Corto, pronunciable y claro. El nombre debe pronunciarse fácilmente, como también debe ser comprensible de forma rápida. No lo hagáis largo porque no es recomendable, ya que es más difícil de memorizar y causa problemas de posicionamiento web.
  6. Actividad. Muchos nombres relacionan o mencionan su actividad, de modo que es fácil saber a qué se dedican.
  7. Disponibilidad. Cuidado con esto: comprobad que el nombre esté disponible como marca y como dominio. Para ver si está disponible, tenéis la oficina de patentes y marcas de Estados Unidos, la cual está en Virginia. También, podéis consultar en las de vuestros países.