Naming, la importancia del nombre de la empresa

Naming

No todos se han parado a pensar por qué el nombre de la empresa es un elemento tan importante. Esto suele comportar un problema, ya que se subestimamos su poder y cometemos errores de novatos que repercuten negativamente a la actividad de la empresa. Por ello, hoy os hablaremos del naming y de la importancia que tiene el nombre de la empresa.

Los atributos de la empresa

Toda empresa tiene algo que le hace destacar o que le diferencia del resto, por lo que debemos resaltar esos puntos fuertes en el nombre. Estos atributos pueden ser una simple forma de pensar, como una característica en el servicio, por ejemplo, la rapidez.

Una buena práctica de naming es destacar ese atributo que tiene la empresa en su nombre, como ocurre con Pizza Hut, haciendo referencia a la pizza caliente.

Propuesta de valor o beneficio

La propuesta de valor de una empresa es el beneficio que ofrece al consumidor, normalmente descrito como la solución al problema. Pensad cómo el público se puede beneficiar de lo que ofrece la marca y hacérselo saber. Siguiendo con los ejemplos, Apple quiso vender sus productos haciendo referencia al estatus social, determinando que la gente elige sus productos para mostrar una forma de pensar alternativa.

Hasta ahora les ha ido bastante bien ¿No creéis?

Estudiar la competencia

Es, casi, obligatorio estudiar la competencia cuando estamos buscando un nombre, ya que podemos conseguir la inspiración de otros lugares, como también nos sirve para saber qué nombre elegir con el objetivo de diferenciarnos de la competencia. Dicho de otra manera, es como hacer un estudio de mercado, ver cómo reaccionan los consumidores ante esos nombres.

Define el sector

Toda empresa debe ser consciente del sector al que se enfrenta y de las barreras que se encuentran en él. Gracias a definir el sector podemos saber qué tipo de cliente tenemos o vamos a tener, como ver qué les mueve a comprar X producto ¿Compran con el corazón o con la cabeza?

Pon el nombre a examen

Este paso no lo hace casi nadie y a mí me parece fundamental en todo proceso de selección de nombre. La razón principal de evaluar vuestro nombre es ver cómo reacciona la gente ante él, comprobar si se comprende el mensaje que contiene o si no se pronuncia con facilidad, algo que es esencial.